Por qué el 911 y el 112 son los números de emergencias más usados en todo el mundo

0

En la mayor parte del mundo, el número de emergencias al que tenemos que llamar para contactar rápidamente con la policía, los bomberos o una ambulancia es 911 o 112. Ambos son cortos y sencillos de recordar, pero ¿Por qué se eligieron esos números exactamente?

La necesidad de crear un número específico al que poder acudir en caso de accidente comenzó a discutirse en el Reino Unido en 1935. En noviembre de ese año, un terrible incendio en un edificio del centro de Londres acabó con la vida de cinco personas. Se da la circunstancia de que varios vecinos trataron de avisar a los servicios de emergencias contactando con los operadores de sus servicios de telefonía marcando el número cero, pero las líneas estaban saturadas.

Incluso aunque hubieran logrado contactar con un operador, el incidente demostró que ninguno de estos profesionales estaba entrenado para gestionar emergencias, así que el gobierno británico decidió habilitar un número especifico que se pudiera marcar desde cualquier teléfono de forma gratuita. Ese número sigue usándose hoy en el Reino Unido y muchos otros países de la esfera anglosajona. Es el 999.

¿Por qué tres nueves? La explicación está en los teléfonos de las cabinas públicas británicas que funcionaban desde 1925. En aquel entonces era imposible llamar desde esas cabinas sin haber metido antes una moneda con la excepción del cero, que era el número para ponerse en contacto con un operador. Había que modificar los contactos eléctricos de las cabinas para que hubiera otro número que se pudiese marcar sin necesidad de pagar, y se eligió el 9. La razón es que es un número muy sencillo de encontrar en el dial, incluso aunque tengamos que marcar a oscuras.

Se decidió que fueran tres nueves para evitar llamadas accidentales a emergencias. Esa es también la razón por la que decidieron no elegir el uno para las dos siguientes cifras. En las cabinas de la época era relativamente fácil marcar un uno (e incluso dos unos) accidentalmente.

El 911 llegó mucho más tarde. En 1968, diversos incidentes a los que la policía y los servicios sanitarios llegaron tarde convencieron al gobierno estadounidense de la necesidad de implantar un número de emergencias en todo el país. En aquel entonces había muchos números de larga distancia y de empresas que comenzaban por uno, así que se optó por el 9, que ya funcionaba con éxito en Reino Unido. Sin embargo, para las dos siguientes cifras se eligió el uno. La razón dada fue que, en los teléfonos antiguos, había que esperar demasiado tiempo a que el nueve recorriera todo el dial analógico para marcarse y se perdían segundos preciosos. Había nacido el 911.

About Author

Leave A Reply